Si tu objetivo es perder peso, es más que probable que hayas realizado una profunda búsqueda en Google sobre las dietas que podrían encajar contigo. Y es probable, también, que te hayas topado con artículos que menosprecian la dieta hiperproteica, una que tú te habías planteado comenzar.

En Nutridelia, centro de adelgazamiento en Zaragoza, esta dieta es una de nuestras especialidades. Y, con un control médico y asesoría profesional como la que nosotros ofrecemos, la hiperproteica no tiene por qué ser perjudicial para tu salud.

Como nosotros somos más de mirar las cosas por el lado positivo, hoy repasamos los beneficios que la dieta hiperproteica te puede reportar.

Te ayuda a bajar de peso

Y ese era tu objetivo inicial, ¿no es así? Esta dieta, como su nombre indica, se basa en la ingesta de proteínas. Este macronutriente es, por un lado, de los más saciantes. ¿Qué significa eso? Que no tendrás la sensación de hambre constante que te invade tantas veces: tu estómago se sentirá satisfecho.

Por otro lado, las proteínas son uno de los nutrientes que más calorías nos hace consumir al ser digerido. Es decir: comer alimentos ricos en proteínas hace que en las digestiones nuestro cuerpo queme más.

Estos dos factores, por tanto, sumados a una alimentación sana y equilibrada, son un buen punto de partida para deshacerte de esos kilos, ¿no crees?

Fomenta el desarrollo de tus músculos

Cuando hablamos de perder peso, muchas veces lo que queremos decir en realidad es perder grasa. Y eso hace que nuestro cuerpo esté más fibrado y musculado. ¿Cómo conseguirlo? Aumentando la cantidad de proteínas que comemos (los alimentos ricos en proteínas suelen ser pobres en grasas) y acompañando nuestra dieta de unas buenas sesiones de deporte.

Esto no significa que te pases en el gimnasio todas las tardes, sino que te muevas, que practiques el ejercicio que más te guste y que salgas a caminar cada vez que puedas. Si a tus sesiones de fitness le sumas una dieta rica en proteínas verás cómo tu cuerpo empieza a estar más musculado en cuestión de semanas.

Te permite llevar una dieta de lo más variada

Atrás quedaron los años en los que ponerse a dieta era sinónimo de seguir un menú basado en caldos y alguna pieza de fruta como premio del día. Hoy, gracias a rutinas como la hiperproteica, bajar de peso y comer bien es compatible.

En una rutina alta en proteínas puedes (y debes) comer carne, tanto de pollo como de cerdo, y pescado. Y también debes incluir alimentos como el queso (también rico en calcio, por lo que te ayudará a prevenir enfermedades como la osteoporosis), los frutos secos (perfectos para picar entre horas sin remordimientos) o el tofu (ideal para esos días en los que quieras una cena vegana).

¿Y qué hay del siempre mentado efecto rebote?

Una de las desventajas que siempre se achaca a este tipo de dietas es la del efecto rebote. ¿Si dejo la dieta hiperproteica volveré a recuperar los kilos que he perdido en cuestión de semanas? No tiene por qué ser así. Es más, no debería serlo.

Si al abandonar una dieta descuidas tu alimentación, sí, recuperarás peso. Pero eso sucederá con esta dieta y con todas. Lo que debes hacer es aprender a comer sano y hacer el esfuerzo de que esa sea tu rutina diaria, no la dieta de adelgazamiento.

Y, ya sabes, ante cualquier duda, consulta a profesionales como los de Nutridelia para que te aconsejen sobre el régimen que más conviene a tu organismo